Seleccionar página

Benissa es un pueblo costero con su historia Medieval. Es un pueblo turístico que cuida sus tradiciones. Situado en el corazón de la Marina Alta, Benissa sorprende a cada paso. Un paisaje bonito y lleno de contrastes, una atmósfera llena de historia, interminables oportunidades de diversión y el carácter abierto de sus gentes invita hospitalariamente a disfrutar de cada rincón de este municipio. Es un placer pasear por las calles del Centro Histórico de Benissa, perfectamente conservado donde se respira su historia medieval. Callejuelas, moros centenarios, es un museo a tamaño real que nos traslada al Medioevo. Nos encontramos en la antigua Sala del Consell y el Casal dels Joves, ambos del siglo XVI, destinados a transacciones comerciales y municipales de su época.

La Calle Desamparats con sus amplias construcciones señoriales y escudos de armas en la que destaca la visitable Casa Museo Abargues, que nos traslada al modo de vida de una familia noble del s. XVIII, la Placeta de l´Església Vella (Iglesia Vieja) que invita al descanso y al disfrute de diversos actos culturales que allí se realizan. La impresionante Catedral de la Marina, símbolo por excelencia de Benissa. No es de extrañar que esta localidad recibiese el Premio Provincial al Mérito Turístico, premio especial por la conservación del Centro Histórico. Pero, por supuesto, Benissa es un bello pueblo costero por excelencia. Sus playas y calas son de aguas transparentes y tranquilas, casi vírgenes. Entre ellas destacan Les Bassetes, la Fustera, Els Pinets, La Llobella, Advocat y Baladrar. La costa de Benissa es de 4 km. que conforma un paseo Ecológico de alto valor paisajístico y medioambiental. Los bellos contrastes de Benissa vienen de su conjunción con la montaña, ya que la geografía de Benissa  es accidentada.

Las sierras de Bérnia, Oltá y la Solana rodean el término municipal y abrazan protectoras las numerosas partidas rurales que se reparten sobre su territorio: Pinos, Pedramala, Benimarco, Benimarraig, Lleus y Santa Anna son algunas. Todas ellas con pequeñas y acogedoras ermitas que invitan al sosiego y a la tranquilidad. Las fiestas de Benissa se suceden a lo largo de todo el año. Cabe destacar la gran devoción de los benisseros hacia su patrona, la Puríssima Xiqueta, en cuyo honor se celebra cada año la fiesta mayor, el cuarto domingo de abril, destacando la procesión que atrae tanto a los benisseros como a los turistas que vienen de todas partes.

A finales de junio las calles se llenan de luz colorida con Moros y Cristianos, en honor a San Pedro. F
inalmente, durante el periodo estival, se suceden diversos actos festivos en las partidas rurales. Cada año, en octubre, se celebra un Festival Multicultural con demostraciones folclóricas, gastronómicas y culturales de más de 15 países. La cocina valenciana y la dieta mediterránea tienen un hueco en Benissa y sus platos y guisos autóctonos.

 

El pulpo, el arroz, la melva, el nabo, el bacalao y el pimentón son ingredientes que se mezclan en su cocina dando lugar a platos como el “bull amb ceba”, el “mullador de pelleta” o “sang amb ceba” y mucho más… Además, Benissa siempre procupada por ofrecer el mejor servicio a los visitantes durante todo el año, ofrece una agenda activa, dentro de la que encontramos rutas, teatralidades, excursiones de senderismo, actividades de multi-aventura, salidas guiadas de snorkel, catamaran y kayak en las noches de luna llena.

NewHappyHouse.com, tu inmobiliaria en Moraira Costa Blanca Norte